Educación Disruptiva del abogado en la sociedad del conocimiento y la información.

Dr. Williams Alejandro Abdo Arias

Un área del conocimiento de mayor arraigo en la sociedad, por su función cohesiva de la misma, atiende al Derecho. Su transmisión, ha sido en forma tradicional, respetando en forma inmaculada principios generales, y el estilo solemne que impera en el aula entre la relación profesor-alumno, que de primera vista, hace incompatible, casi un sacrilegio, exponer dentro del proceso de enseñanza aprendizaje, expresiones que comprende la educación disruptiva.

En las últimas décadas, en la elaboración de los nuevos planes de estudios, ha sido necesario, evaluar el perfil de egreso que se está requiriendo del abogado actual, así como el cambio de mentalidad al respecto, ya que la globalización académica no se refleja en una necesidad empleadora actual.

Romper con los esquemas anteriores, inevitablemente causa conflictos a quienes estamos en una migración educativa disruptiva, pues atesoramos la tradición, nos enorgullecemos de ella, pero hemos generado nuevas brechas en las murallas que encerraban estos últimos bastiones de la educación jurídica, siendo arietes innegables, las nuevas tecnologías de la información  y de la comunicación, que son un elemento central en la justificación existencial de la Sociedad del Conocimiento y la Información, no solo empleándolas como herramientas, sino como objeto de estudio.

El cambio en nuestra práctica educativa, se ha presentado en forma gradual, haciendo una simbiosis entre los profesores de mayor antigüedad con aquellos que ya están moldeados en el nuevo milenio, por lo que en forma paulatina, se han aceptado los principios disruptivos de que lo que enseñamos, no es necesariamente lo que los alumnos aprenden, con lo cual, se fortalece una dinámica que modifica la detentación del poder en el aula, ponderando la investigación, con lo cual, olvidamos la mecanización por la capacitación en detectar áreas de oportunidad por medio de la problematización, por lo que se intensifica la habilidad para generar preguntas, las cuales, al generarse, permiten una retroalimentación permanente, y con ello, un abandono estratificado, con tendencia a nuevos puntos de vista, con los que se omite retornar en la historia, pues ya está implícita en el acontecer actual.

El generar nuevos modos de estudiar y transmitir el Derecho, hace temer aquellas visiones derrotistas de que las máquinas sustituirán al ser humano, miedo que es agresivo y hace olvidar, si nos remitimos al campo literario, otras visiones como las de Verne, que en su imaginación, no afectó en forma negativa a la sociedad del futuro, sino la complementó tal y como sucede en la actualidad, ya que la tecnología instrumentada en el área del derecho, pretende el máximo de la capacidad humana en nuevas generaciones del conocimiento, concediendo a la robótica e inteligencia artificial, aquellas secuencias consolidadas, que solo refieren una repetición de acciones, por lo que se quita esta distracción al ser humano, quien en ese punto, es sustituido por la programación informática y la robótica, para permitirle una liberación creativa en el ejercicio profesional.

En el aula, la valoración de estos avances, es acogida a partir de la generación de evidencias, lo que al tras polar al ámbito laboral, hace una tendencia generadora de mayor información, catalogada y ubicada en formas estratégicas, que facilita trayectos que generan y coadyuvan en nuevos conocimientos, y por ende, en el nuevo ejercicio de la abogacía.

Aquel alumno y profesor, que en una etapa inicial se nieguen a sumergirse en las nuevas tecnologías, aparte de que se distancian de la dimensión fáctica en la que converge y justifica su existencia el Derecho, también quedan excluidos de la habilitación en herramientas informáticas que robustecerán las destrezas requeridas por el campo empleador hoy en día.

Es necesario pues que en los programas de las licenciaturas en Derecho en forma primaria, se concedan los conocimientos y habilidades tendientes a que el egresado de la misma, sea un profesional con la habilidad de gestionar procesos, que conozca y pueda desempeñarse dentro de las tecnologías legales y con ello poder ubicarse en gestor de riesgos, anteponiendo metodologías con formación en preguntas, que permitan los proyectos y que sean en forma transdisciplinaria, con el consiguiente cambio cultural para ello.

El cambio cultural referido, no solo será en los abogados, sino también en la forma de emplearse, en la forma de contratar con clientes, y en los procedimientos de auxilio primario inmediatos y los mas lejanos. Hay ejemplos a la fecha de lo que entendemos por legal tech, en donde la visión emprendedora ya nos ubica en start ups de naturaleza jurídica, entre otros, legalzoom, lawdepot, y ejemplos de auxiliares en inteligencia artificial como TAR, Technology Assisted Review, por lo cual, los servicios jurídicos del futuro, requerirán que el egresado producto de nuestras universidades, sin duda, sea un elemento disruptor en su práctica, la cual tenga como bases las nuevas modalidades de enseñanza del Derecho a partir de las necesidades de la sociedad del conocimiento y la información.

Fuentes consultadas:

  • Canal Abogado digital. Consultado en https://imefi.tv/canales/abogado-digital/
  • Canal Lefebvre-inteligencia jurídica. Consultado en https://lefebvre.es/
  • https://legal.thomsonreuters.com/en/insights/articles/myths-and-facts-about-technology-assisted-review
  • MARCELO GARCIA, Carlos y VAILANT, Denisse. (2018) Hacia una formacion disruptiva de docentes: 10 claves para el cambio. Editorial Narcea, España.
  • LOVELESS, AVRIL y WILLIAMSON, BEN. (2017) Nuevas identidades de aprendizaje en la era digital. Narcea, España.
  • PEREZ HEREDIA, David. (2017). Educacion disruptiva: nuevas formas de transformar la educación. En https://revistadigital.inesem.es/educacion-sociedad/educacion-disruptiva/
  • TELLEZ VALDES, Julio. (2013). Lex Cloud Computing, Estudio Juridico del computo en la nube en Mexico. UNAM, México.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*